lunes, 19 de mayo de 2008

Carta a...

Presbitero Luis Eugenio Meneses:
Parroquia Cerro Castillo. Viña del Mar.

Hermano en Cristo:

Por la presente nos hacemos eco del sentir de muchos-as cristianos-as y el nuestro propio como grupo, en relacion a sus palabras, que según el Mercurio de Valparaíso, habria pronunciado en la Misa del pasado domingo 11 de mayo en la Parroquia de Cerro Castillo., con relación a la causa del Sacerdote Miguel Woodward, como " un juicio injusto, torpe y equivocado…”

Mucho le agradeceríamos nos explique a que se refiere ya que para quienes seguimos esta causa hace años, sabemos que la situación se parece mucho al Evangelio de la viuda y juez inicuo (lucas 18, 1-8)

La hermana del sacerdote asesinado, con un grupito de personas sin más poder de influencia que la total convicción en el derecho a encontrar los restos de Miguel, de saber quien lo asesinó e hizo desaparecer y a que se haga justicia en los marcos de la legalidad chilena, en un paciente proceso de años, en que se le ha mentido, negado información y sus derechos sistemáticamente, por magistrados-as a cargo de la causa. Donde han existido presiones, desapariciones de documentos, filtración de información, dilaciones, negación de trámites, etc. Es evidente que no es fácil enfrentarse a la capacidad de presión de altos personeros de la Armada en Valparaíso, en defensa corporativa o de otras organizaciones vinculadas las violaciones a los derechos humanos.

Y precisamente cuando una Jueza como la SRa. Eliana Quezada, que se atrave a avanzar en la investigación pese a amenazas de muerte y todo tipo de presiones, usted habla de “juicio injusto, torpe y equivocado”.

Por si no supo del presbítero Miguel Woodward, todas las personas que recibieron su servicio ministerial y lo conocieron de cerca, hablan de un hombre bueno, comprometido con los y las más pobres, detenido sin ninguna legalidad y torturado salvajemente en las penumbras de aquellos centros sinistros, auténticos infiernos de la humanidad y luego de su muerte hacer desaparecer su cadáver, para mayor dolor de su deudos.

¿Merece entonces que un ministro de la Iglesia use la Eucaristía dominical para legitimar estos atentados a lo más profundo valor de nuestra Fe en el ¨Padre que Jesús nos manifestó, defensor de la vida, de los más pobres y de la justicia para con ellos y ellas?.


Fraternalmente
Grupo de Reflexion Cristiana Valparaíso

2 comentarios:

informacion dijo...

Me parece muy saludable, por el bien de la iglesia, que se exprese con respeto cuando hay meteduras de pata tan feas.

Y seria tambien saludable, que el sacerdote aludido diera la cara y respondiera.

Por mientras que el Espiritu, al menos pueda seguir soplando, para donde el sabe y quiere.

agradecida.

Emilia S. Monje

Anónimo dijo...

REALMENTE DA PENA ESTA PAGINA ES TODO ESCORIA SU GRUPO, TODO LO HACE EN EL AFAN DE QUE USTEDES SON VERDAD, DAÑANDO AL OTRO, LAMENTABLE TODOS USTEDES.